Faena en la UNED

Escrito por Rodrigo Arévalo Presedo, el 10 de noviembre de 2011
votarmeneala

Cadena [Facilware]

La idea de escribir esta entrada surge como respuesta a un tema que a un buen puñado de alumnos de la UNED (de hecho la mayoría), en concreto el grado de Psicología, nos sucedió ayer en la clase presencial. Su relación con la informática, el problema que nos supone a tantas personas y que tantos ya sabemos cómo debería erradicarse es lo que me lleva a escribirlo en este blog de tecnología.

¿Queréis saber la historia? la tenéis tras el salto. Advierto que es un poco largo, pero muy interesante, sobre todo si no eres ducho en informática pero tienes interés porque reconoces que es algo que te afecta.

¡Hop!

Imaginad, pero no mucho, pues es real, que un profesor os manda una práctica que tenéis que realizar introduciendo una gran cantidad de valores de un test de personalidad en una hoja de cálculo (no diré un “Excel”, pues éste es uno de los problemas… suponer como estandar algo que NO lo es) la cual viene preparada para generar luego unos ciertos resultados concluyentes. El profesor cuelga online varias de estas hojas de cálculo para que las descarguemos y empecemos el trabajo. Para sorpresa de muchos, no pudimos operar en ellas. O bien salían con los datos descolocados o bien resultaba imposible introducir ningún valor en las casillas habilitadas para ello. Como se algo de informática, pude intuir lo que pasaba, un problema de formatos. Dichas hojas de cálculo SOLO eran compatibles con Microsoft Office 2007. Da igual si usas Office 2010 (el cual tengo instalado) que tampoco funcionan. Lo mismo sucede si las abres con LibreOffice, la suite ofimática libre, gratuíta y estándar por excelencia, la cual también tengo instalada y uso habitutalmente, de hecho si dispongo de Microsoft Office 2010 es por hacer frente a este tipo de problemas, pero cuando ni con los mismos productos de Microsoft es suficiente, te das cuenta de que este problema es serio.

No habría escrito esta entrada si no fuera porque comentando en clase muchos alumnos que no podíamos trabajar con el documento, el profesor, que dios me libre de criticarle como persona que culpa no tiene de saber de informática (nadie puede saber de todo, y ya me gustaría a mí saber de las cosas que éste sabe), pues lo suyo es otra ciencia, nos dijo que debíamos tener Microsoft Office 2007. Supongo que este señor profesor no era consciente de lo que estaba diciendo ni de las alternativas que existen (que las hay y luego hablaré de ello, para que esta entrada sirva de algo), porque dijo dos cosas totalmente inviables. La primera es que debíamos tener Microsoft Office 2007 para usar esas hojas de cálculo, que solo funcionaban ahí al parecer. Como muchos intuiréis…. no se puede obligar a nadie a comprar un producto para realizar sus tareas, al menos si la universidad es pública y sobre todo, existiendo alternativas que no comprometan la economía del alumno y permital igualmente la realización de esta clase de trabajos. La otra cosa inviable que supongo que dijo por desconocimiento de estos temas es que no nos preocupásemos, que en nuestro portal de estudios online tendríamos lo necesario… bueno… esto es imposible, porque supondría que desde el mismo portal de la uned podríamos descargarnos Microsoft Office 2007 “por la cara” y eso como comprenderéis no va a ser.

Microsoft Office, al igual que toda clase de programas de diversa utilidad, para guardar los archivos en los que trabajas (es decir, las hojas de cálculo, documentos de texto, presentaciones etc) crea unos archivos que son lo que tu luego te guardas o mandas a amigos y compañeros por email (disculpad si alguien se siente ofendido por lo básico de estas explicaciones, pero pretendo realizar una entrada instructiva para la gente que no entiende de este asunto pero que igualmente les afecta a ellos e indirectamente a nosotros, como es mi mismo caso). Esos archivos se definen por lo que llamamos formato de archivo, que normalmente en programas de pago son privativos. Esto supone que esos formatos de archivo solo funcionarán o solo funcionarán correctamente en los ordenadores que tengan instalado también dicho programa de pago, como por ejemplo el archiconocido Microsoft Office. Esto esta pensado de tal modo para que sean una especie de monopolio encubierto, y digo encubierto porque misteriosamente ningún organismo los lleva a juicio por esta posición de claro monopolio, en la que o tienes Microsoft Office o normalmente “tendrás problemas” con muchos documentos que te pasen.

Pues bien, al otro lado del ring tenemos otra suite ofimática (como Microsoft Office) llamada LibreOffice. En la clase una compañera levantó la mano para comunicar a los compañeros que existía OpenOffice, que lo bajaran que era gratis. Muy bien, pero con esto no solucionamos el problema, primero porque OpenOffice podríamos catalogarlo como una versión muy vieja de este proyecto, el cual se descontinuó por motivos que no vienen a cuento. Ahora se llama LibreOffice y es lo más actual que podréis usar para crear y visualizar documentos de forma totalmente gratuíta y legal. LibreOffice es una alternativa a Microsoft Office gratuíta y perteneciente a la filosofía informática llamada del “Software libre” que se rije por que el contenido del programa sea legal cogerlo y modificarlo (si sabes hacerlo, claro) y así mejorar todos los programas entre toda la comunidad de desarrolladores del Software Libre, igual que si tu abuela te enseña la receta para preparar un pastel de chocolate, te cuenta cómo se hace, y no te va a cobrar dinero porque luego tú lo hagas por tu cuenta y lo distribuyas, y como tienes la receta, podrás trabajar sobre ella para mejorarla y distribuirla sin ánimo de lucro. En eso se basa el Software Libre. Lo cuento porque mucha gente desconocedora de esta filosofía suele decir “si es gratis seguro que es malo”. Nada más lejos de la realidad.

LibreOffice utiliza para guardar tus documentos un formato de archivo LIBRE de licencias y por lo tanto, sin secretos, es decir: cualquier programa puede coger esa “tecnología” e implementarla en su propia suite de ofimática (si creases una) con un perfecto funcionamiento. Eso permite lo más importante: LIBERTAD DE ELECCIÓN. Por eso un organismo público como una universidad, DEBERIA utilizar estas alternativas, ya que cumplen sobradamente con su cometido (crear hojas de cálculo, presentaciones, documentos de texto, bases de datos etc) y no ponen en ningún compromiso económico a ningún alumno, quien tan solo tendrá que ir a la web de LibreOffice y descargarse la versión adaptada al sistema operativo que usa, pues por supuesto te permite libertad de elección; tienes versión tanto para Windows como para Mac e incluso Linux; de hecho es la suite ofimática nativa de Linux y la que viene de serie en este sistema operativo en la mayoría de sus versiones.

Anteriormente dije que con bajarse  OpenOffice no solucionábamos del todo el problema, ni siquiera bajando LibreOffice (que es el que deberíamos usar todos). ¿Por qué? Porque como los formatos de archivo que se nos distribuyen en la inmensa mayoría de ocasiones, ya sean los amigos que nos mandan un email con una presentación o el profesor que nos envía unas hojas de cálculo, SON PRIVATIVOS…. es decir, de una suite ofimática de pago (Microsoft Office), significa que su tecnología no está abierta a ojos de los desarrolladores, que no pueden dotar de completa compatibilidad con dichos formatos a suites libres y gratuítas como LibreOffice. En realidad, LibreOffice es compatible con estos formatos privativos de Microsoft Office, pero su compatibilidad es limitada, y si bien en documentos de baja complejidad, suelen verse perfectos, en cuanto un documento es muy complejo en su edición, ya suelen presentarse numerosos problemas que hacen imposible verlos y trabajar con ellos en LibreOffice. Es decir, el nivel de compatibilidad con esos formatos es el nivel que hasta la fecha se haya obtenido a base de investigar dichos formatos con el sistema de prueba y error para IMITAR su funcionamiento (lo que se llama  ingeniería inversa). Es lo que a Microsoft le interesa, que necesites Microsoft Office. Es por ello que el gobierno pacta con ellos para dotar a todos los ordenadores de las administraciones públicas de sus programas privativos, creando un ecosistema de dependencia hacia sus productos, que sin ser un estandar legal, acaban siendo un estandar de facto.  Este es otro asunto peliagudo, porque existiendo sistemas operativos libres, gratuítos, de fácil manejo (en los últimos años han evolucionado mucho en ese aspecto) y que cumplen con todas las expectativas que pueden necesitar todos los organismos públicos como es el sistema operativo GNU-Linux…. que me expliquen porqué sin preguntar a los ciudadanos, se gastan millones de los contribuyentes en miles y miles de ordenadores con licencias Windows.

Lo mismo con la ofimática ¿Por qué se gastan millones en comprar licencias de Microsoft Office existiendo alternativas libres y gratuítas como LibreOffice? ¿No estábamos en crisis? Como diría Groucho Marx, “… que me ahorquen si lo entiendo”

Respecto a esto, añadir y recordar que no culpo al profesor de lo ocurrido. Si que culparía no obstante a quien sea que se encargue de asesorar sobre los programas que se deben usar en la  universidad y los formatos de archivo que se deben utilizar. ¡Ah! Debo decir que una profesora SI conocía estas alternativas, y fue una sorpresa agradable oírla comentar en clase que los trabajos que nos iría colgando online los colocaría tanto en los formatos de Microsoft Office como los de LibreOffice. En realidad debería colgarlos solo en los formatos de LibreOffice ya que eso no le va a suponer ningún coste a nadie y así daría un pequeño empujón a esta causa; aunque quien sabe… igual obligar a usar LibreOffice algunos te dirían que ya de por sí es ir contra la libertad… no dudo que siempre hay gente que creerá que le quitas la libertad si le quieres empujar hacia su libertad, pues estan demasiado agusto en su situación actual aunque no sea la mas idónea ni para él ni para los demás (los demás porque una persona con Microsoft Office que envíe documentos por ahí estará contribuyendo a que esos formatos de archivo privativos sigan siendo un estándar de facto, pues son lo habitual a la hora de encontrarse con un documento ofimático)

En resúmen y para terminar: todos querríamos, incluso quienes creéis que este tema no os importa o no os afecta, que todos usásemos una altenativa libre y gratuíta como es LibreOffice para el caso de la ofimática. Nos evitaríamos todos estos quebraderos de cabeza, todos trabajaríamos de acuerdo a unos archivos estándar que van a funcionar igual de bien en los ordenadores de todos, sin problemas de que uno no tiene tal versión de Office y se la tiene que comprar. Realmente nos iría mucho mejor. El principal problema es el desconocimiento que existe en torno al software libre dado que no tiene campañas de márketing ni lo podemos encontrar en las tiendas, luego no se conoce.  Debemos darlo a conocer de boca a boca, y es que hoy por hoy no queda otro remedio, y confiar en que un día se haga justicia y mande lo que debe mandar, los estándares libres.

Termino dejándote AQUI un enlace al último artículo que escribí anunciando la última versión de LibreOffice para que puedas de paso descargarlo y empezar a utilizarlo.

20 Comentarios en “Faena en la UNED”

  1. melenas1414 dice:

    Viva el Software Libre, te has desahogado compañero.
    Tengo que comentarte que en mi insti siempre comparte los archivos en .doc hasta en .docx y lo bueno es que LibreOffice a mejorado mucho y apenas hay diferencia.
    Otra cosa importante son las tipografías, windows tiene tipografías y cuando vas a otro sistema éstas no está.

  2. xamiral dice:

    Tienes toda la razón, a mi me pasa algo similar, en casa tengo LibreOffice y en el trabajo Microsoft Office, ya que Microsoft tiene un convenio con el Colegio del gremio donde trabajo y solo podemos utilizar sus productos, y a veces he de modificar una hoja de cálculo o una hoja de texto desde mi casa o bien desde el trabajo, y es un jaleo el tema del formato.
    Por cierto, ¿alguien sabe sabe que formato es el que da menos problemas de compatibilidades?

    • MaxPower dice:

      A mí me pasa lo contrario. En el trabajo utilizo LibreOffice (por no pagar las licencias de Microsoft) y en casa tengo Microsoft Office precisamente para evitar estos problemas de compatibilidades con archivos que me pasan. Por cierto, ¿en serio hay algún formato de Office 2007 que en 2010 no se pueda abrir? Sería ya el colmo del software privativo.

      • A mí me pasó con estas hojas de cálculo. Lo juro. Lo comento en la parte en que digo:

        “si dispongo de Microsoft Office 2010 es por hacer frente a este tipo de problemas, pero cuando ni con los mismos productos de Microsoft es suficiente, te das cuenta de que este problema es serio”

        En serio, con Excel 2010 no me escribía en las cuadrículas en las que se suponía que tenía que poder meter unos números.

      • MaxPower dice:

        De esta gente ya te puedes esperar cualquier cosa.

  3. MaxPower dice:

    Me parece que has hecho un buen trabajo y lo has explicado muy bien, pero creo que has tenido un pequeño fallo en tu redacción.
    Esta entrada la pueden leer 2 tipos de personas, 1. alguien que le interesen los temas de informática(la mayoría que visitan este portal) ó 2. alguien que no tenga mucha idea (a los que va referido este post).
    Creo que das demasiados detalles para los 1os pues explicas demasidas cosas obvias para alguien con unos pocos conocimientos de informática.
    Me parece que das demasiados detalles para los 2os. Me explico, alguien que no tenga mucha idea en informática (y le pudiera resultar útil) no le suele gustar leer tanto sobre informática y a mitad de la entrada se habrá cansado.
    Un consejo es que cuando te dirijas a un público como los 2os no des nada por sabido a la hora de explicar (como has hecho) pero seas más directo. Puedes poner en lugar de explicaciones enlaces a páginas donde se expliquen cosas como SoftwareLibre, LibreOffice, formatos de archivo…
    Es solo un comentario constructivo, que vuelvo a repetir creo que has hecho un buen trabajo.

    • Gracias por lo del buen trabajo.

      Sinceramente, para explicarlo bien y sin dejar lagunas, creo que no se puede hacer con menos palabras. Es un poquito largo, pero nada que no se lea en 5 minutos al fín y al cabo. Antes del salto ya aviso que si estás interesado en un tema que te afecta, dediques un momento en leerlo. Quien no sea capaz de molestarse un pelín en leer sobre algo que le afecta, da igual como se lo expliques porque le seguirá importando un pimiento, por experiencia.

      Sobre eso de poner enlaces pues no opino lo mismo, sinceramente creo que es “aturullar a la gente” mejor toda la información junta a que tengan que andar abriendo enlaces aquí y allá donde además leerían cosas que en mi opinión no están igual de bien explicadas, porque sinceramente soy muy “fan” por así decir de las explicaciones “for dummies” y a menudo incluso esa clase de explicaciones que leo aquí y allá me parecen muy complicadas y que se podrian resumir mucho. No se, si algo creo que puedo hacer mejor es resumir y explicar cosas, y si tengo la oportunidad de escribir en un blog, como de hecho la tengo, pues prefiero hacerlo de mi propio puño y letra.

      Aun asi muchas gracias por tu comentario ^^

      • MaxPower dice:

        Ok, seguramente tengas razón, yo solo lo decía por experiencia, porque cada vez que algún amigo tiene un problema e intento ayudarle explicándole las cosas se aburre con mis explicaciones y sólo quiere la solución al problema porque todo lo de la informática no le interesa mucho y he pensado que podías tener un público así. Pero si crees que así está bien me parece estupendo, solo quería darte mi punto de vista.
        A menudo ojeo vuestra web y si lo hago es precisamente porque creo que os lo curráis bastante. Seguid así.

        • Si se aburre es que no tiene interés. Aunque se lo explicases con facilidad no valdría de mucho.

          Muchas gracias :-D

        • Rafael Mª dice:

          Hola

          Soy alumno de la UNEX y de la UNED y, sobre todo la primera, no sólamente no ofrece software alternativo, sino que facilitan versiones con sus correspondientes cracks a sus alumnos (me entran ganas de denunciar a esos profesores). Los alumnos, como la gente en general, ni sabe NI QUIERE APRENDER, son como borreguitos, y eso que en los institutos de Extremadura se usa Linex (con su OpenOffice correspondiente).

          Me alegro de haber encontrado tu artículo, pero he de decir que estoy de acuerdo con Rodrigo Arévalo: Has profundizado demasiado para los que NSNQS (ni saben ni quieren saber). Yo intento evitar el pirateo (= virus finalmente) y les hago conocer las alternativas libres, incluyendo distros de Linux. Los hay que ponen cara de risa al escuchar “Ubuntu” y otros, los menos, se atreven a instalarlo y ya no lo dejan. Pero n pretendas que un usuario, que normalmente no quiere complicarse la vida, se interese por conceptos o filosofías que significan “aprender”.

          Como ejemplo, te pongo el de un amigo, al que metí a través de Linux Mint en el software libre. De esto hace 3 años. Desde entonces, ha instalado y desinstalado no sólo Linux Mint, sino mi distribución (OpenSUSE) y ahora Xubuntu. Pero ¿sabes que? Aún no sabe lo que es un entorno de ventanas, no sabe la diferencia entre KDE, XFCE o Gnome, y eso que los ha usado los tres. Ni se va a preocupar en averiguarlo (aunque me he molestado en explicárselo). Es decir, el usuario normal (y yo a éste lo considero hasta avanzado) simplemente quiere que le funcione. No tiene mayor interés. Porque si lo tuviera, ahí está Google, como cuando se saca un billete de avión o para un concierto.

          Aún así, todo es opinable, y sobre todo, te has “atrevido” a llamar la atención sobre algo tan real como lo que has comentado. Vergüenza debiera dar a las instituciones públicas y, sobre todo, A LAS UNIVERSIDADES, por no promover el uso de software libre.

          Un saludo

  4. Rovegrod dice:

    En mi instituto pasa igual nos obligan a trabajar con office, aunque por ahora no he tenido ningún problema. Y en mates trabajamos con un programa de cálculo (Mathematica) que vale una pasta original pero nos obligan a descargarlo de forma “ilegal”.

  5. Kelsen dice:

    Tienes toda la razón.

    Creo que el motivo por el que nadie se fija en el precio de este producto en concreto es que casi nadie lo tiene original (al menos yo no conozco a nadie).

    El problema es que en este producto Microsoft no tiene ningún competidor real, por eso puede mentenerse en una posición de monopolista. Me explico, Solo en caso de que LibreOffice fuera de pago se podría considerar la posibilidad de enviarlo ante un tribunal, pero al ser software gratuito no se le puede considerar un competidor. Algo parecido ocurrió cuando Netscape y Microsoft ofrecían sus navegadores de forma gratuita para captar clientes y Netscape demandó a Microsoft. Otra cosa es lo que ocurrió cuando ambos eran de pago. Ahi si que Netscape demandó a Microsoft por prácticas monopolistas (Microsoft incorporaba en todos los ordenadores internet explorer y no dab la posibilidad de instalar cualquiero otro navegador).

    Te dejo un link para que lo veas: http://www.rinconsolidario.org/linux/introduccion/historiaInformatica/historiaInformatica6.html

    • Yo hace años ví vender OpenOffice 2.4 en el departamento de informática de El Corte Inglés. Con su caja y todo. Recuerdo hasta el precio : 14 €uros. Se ve que sacaron alguna edición de pago con cajita, CD y algún manual yo que se… pero se vendía y era oficial.

      ¿Eso no bastaría?

  6. Arnau dice:

    En mi instituto tenemos un professor de informática (que yo lo conozco y me gusta mucho como enseña) que ha instalado Linux en una partición con win2 y siempre utilizamos Linux.

Deja un comentario